VI JORNADAS DE MONTAÑAS SEGOVIANAS

Raúl García Castán hablará de su destino de piedra: rodar y rodar

Del 24 al 27 de noviembre se celebran en Segovia las VI Jornadas de Montañas Segovianas. Habrá proyecciones, talleres de escalada, marcha a la Atalaya y conferencias. Una de ellas será impartida por Raúl García Castán.

Sergio Prieto - Martes, 8 de Noviembre de 2011 - Actualizado a las 17:22h.

 

Cartel de las Jornadas.
Cartel de las Jornadas. (Organización)

Raúl García Castán dará el 24 de noviembre una conferencia dentro de los actos de la sexta edición de las Jornadas de Montañas Segovianas. El 25 le tocará el turno a Pau Escalé y el 26 a la escaladora y escritora Pati Blasco.

Pero no nos despistemos. Bastante recuperado de su operación, Raúl disertará largo y tendido sobre un tema que él mismo ideó: Un hombre con los pies en la sierra. No hablará de  desarrollo sostenible ni de pastoreo bucólico sino de su experiencia de corredor de montaña. Aquí tienes un adelanto de su desafío:

Un hombre con los pies en la sierra

Yo no lo sabía, pero resulta que mi destino era, como el del bizarro protagonista de la famosa ranchera, rodar y rodar. Sólo que, –a diferencia de aquél– lo mío era rodar cuesta arriba y cuesta abajo. Rarito que es uno.

Yo no lo sabía. Pero pronto descubrí que había locuras organizadas en las que cuatrocientos lunáticos cuestionaban la teoría del ínclito señor Newton corriendo cuesta arriba, y se dejaban el resuello y los pies –y a veces los dientes– resucitando ese Cromagnon que todos llevamos implícito en el DNI genético, ese pariente atávico que corría por entre peñascos acechando la caza, ese guerrero antiguo que huía o que acosaba –según soplaran los vientos– a la enemiga tribu.

Yo no lo sabia, pero ahora sé que correr ha sido el punto de inflexión que me ha curado de aquel escepticismo del alma que me impedía ver que el caos aparente que rige nuestros sueños y nuestro destino, puede ser vencido y transformado por la fuerza de la voluntad.

Yo no lo sabía, pero ahora sé, que hay un momento cada tarde, cuando el bello dolor de vivir atenúa ligeramente su agobiante presión, en que resucito de la vida al calzarme las zapatillas, y, centauro bípedo, al tiempo jinete y brioso corcel, salgo a “desfacer” los entuertos del alma.

Correr me redime de la vida, me transubstancia en el héroe perdido y me purifica del involuntario pecado de la cotidianeidad.
Ustedes no lo sabían, pero si lo quieren saber, se lo contaré el día 24 al calor de la hoguera de la tribu montañera.

(Raúl García Castán)

Aquí tienes un enlace a las conferencias y demás actividades de las Jornadas de Montañas Segovianas.

Fuente: DESNIVEL.COM