Crónica de un montañero:

 

Este pasado domingo  15.02.09  se celebro la 36 Travesia Invernal de la Mujer Muerta, organizada

por el Grupo de montaña Diego de Ordas. La emblemática montaña fue recorrida por aproximadamente

ciento cincuenta montañeros de varios grupos de Segovia y otras provincias , haciendo de esta marcha

una de las más prestigio de la temporada de invierno.  Este año las condiciones meteorológicas han sido

muy favorables para la práctica de esta marcha, dándose su comienzo sobre las nueve de la mañana, un

día totalmente claro, y con el privilegio de poder divisar desde las cumbres más altas otros sistemas

montañosos como Gredos ( Almanzor ), y montaña Palentina  ( Espiguete ),  Picos de Urbión..etc..

El día fue excepcionalmente bueno, incluso en las cimas donde prácticamente no había viento., con

temperaturas de 12 ºC.  La parte más complicada y peligrosa,  podemos decir que fue la subida de la

Pinareja en su cara norte, que presentaba alguna placas de hielo, siendo imprescindible el uso de

crampones, e incluso así había zonas de hielo muy duro en los que incluso con crampones había riesgo

elevado de caída, en algunos momentos hablamos de suicidio colectivo, ya que la gente iba subiendo a

medida que veían que otros, los mas “valientes “ tiraban para arriba, mi compañero de cordada Alvaro,

no llevaba crampones,  y ya nos disponíamos a bajar para abajo, cuando subió otro montañero intrépido,

Yago, que nos dijo que podíamos subir para arriba, así es que hicimos un sandwich con Alvaro, Yago por

arriba y yo por sujetándole por  detrás para subir a ¡Alvaro, casi en volandas, puesto que no hundía la

bota ni un milímetro en el hielo ¡!!…bueno al final pudimos llegar hasta la cuerda, donde la nieve era ya

mucho más blanda por efecto del sol que daba de lo lindo.  Que decir tiene que este acto es de una

valentía grande y fue comentado por todos.  Hubo otro compañero que subió sin crampones,  Ramiro,

que también fue ayudado por Yago el resto de la bajada por la Pinareja, hasta la Peña del Oso, ya que

por tramos seguía habiendo alguna placa mucho más pequeña  que se derretía por el sol y la hora que

pasábamos por ellas entre la una y las dos de la tarde. Y así con mucho tiento fuimos recorriendo la

cuerda hasta el Pico y puerto de Pasapán, donde ya era un disfrute total de las vistas increíbles, todavía

nos quedaba subir la Sierra del Quintanar y bajar por Peña del Hombre hasta la estación de Otero de

Herreros, hora de llegada las cuatro y veinte,  donde la organización preparó un homenaje a todos los

participantes con regalos y merienda montañera con bota de vino y trago de anís incluido…nuestro

agradecimiento a  la organización por los controles y todo los que nos dieron, y desear continúe  este

evento cada vez más popular.  Al día siguiente nuestra alegría se vio empañada de pronto, por la triste

noticia de la muerte de un montañera y dos heridos en la zona de Cabezas de Hierro a mediodía del

domingo (  http://www.soitu.es/soitu/2009/02/15/info/1234707192_632832.html ) sentimos

profundamente esta tragedia, siendo conscientes de los peligros  y riesgos de la montaña,  y dando

gracias a la misma, cuando nos permite, solo por unos momentos disfrutar de sus cumbres, estar en 

la frontera de la tierra y el cielo, entre el mundo material y espiritual…y nos deja volver a nuestras

realidades cotidianas con su recuerdo imborrable….

(Jon Mikel Benito)