Como todos los años, el Club Aguacero realizó la tradicional marcha de Siete Picos, una actividad abierta a cualquier persona interesada. 

19-sietepicos-10M min

Puedes leer la crónica de esta marcha en nuestro blog. También  ver la fotos del día en la galería fotográfica del portal de asociaciones.

 

 

 

CRONICA MARCHA SIETE PICOS MAYO 2015

Como todos los años, el Club Aguacero realizó la tradicional marcha de Siete Picos, actividad abierta a cualquier persona interesada.
Como la previsión meteorológica de este domingo 10 de Mayo era buena y todos estábamos ya deseosos de disfrutar de nuestras montañas en un ambiente primaveral, la convocatoria fue todo un éxito y se llenaron todas las plazas del autobús, incluso hubo gente que se acercó con sus propios coches.

El grupo fue lo más diverso, gentes de otros clubs, familias, personas conocidas y muchos desconocidos.

Se quedó a la 9 de la mañana en el pabellón Pedro Delgado, donde nos recogió el autobús y nos llevó hasta el puerto de Navacerrada, donde comenzaba la marcha.
Empezamos a andar sobre las 10 de la mañana hacia el Alto del Telégrafo hasta alcanzar los Siete Picos, en el que alguno trepamos hasta alcanzar las cimas y otros esperaban en la base. Esta zona es muy concurrida y había muchísima gente con lo que había que estar muy pendiente de que la gente no se despistara y siguiera al grupo, labor muy importante en la que todos los miembros del club asistentes estuvieron pendientes y apoyando. Una vez superados todos los picos comenzamos a descender hacia el Collado Ventoso, una agradable pradera salpicada de pinos que nos ofrecían su confortable sombra y que alguno aprovechó para reponer fuerzas. De nuevo tocaba ascender hasta alcanzar el Cerro Ventoso desde allí cogimos la calzada romana de descenso por el valle de la Fuenfría hasta Cercedilla, donde llegamos a la zona recreativa de las Dehesas.
La zona recreativa de las Dehesas en Cercedilla, es un lugar con praderas y arboleda, un sitio estupendo para pasar el día cuando hacer calor. Zona que estaba, literalmente, abarrotado de coches y de personas. A nosotros nos esperaba un agradable y merecido refresco a base de agua, zumos y frutas diversas, donado gentilmente por La Tienda del señor Emilio. En este lugar también se hizo entrega de un pequeño obsequio a todos los asistentes a la marcha.
Pasadas las cuatro y media el autobús nos estaba esperando para llevarnos de regreso, donde pusimos fin a la presente edición de Siete Picos.