La mochila es un elemento de vital importancia que debemos elegir en función de 3 condicionantes: la actividad que vamos a realizar, el peso a transportar y el volumen de la carga. En líneas generales para el trekking y el montañismo una mochila de 70 litros puede ser la más polivalente . Más de 2Kg de peso empezará a ser demasiado y 600 Deniers es la densidad de hilo mínima exigible. Con un macuto de este volumen podremos transportar con garantías y comodidad , pesos en torno a los 16 o 17 kilos.
Para mantener la rigidez del conjunto se utilizan varillas planas que colocadas en la parte posterior de la mochila lo mantiene erguido . Además una zona acolchada en aquellos puntos en los que se contacta con nuestra espalda - excepto en la zona de la columna , que se deja libre como canal de ventilación - hará más cómodo el porteo.
Dos bolsillos escamoteables en los laterales y uno en el frontal nos permitirán llevar algunas cosas a mano: barritas energéticas, el agua etc. La tapa de la parte superior (la seta) suele albergar un bolsillo interior y dos exteriores, en uno de ellos puede que vaya alojado el " cubremochilas ", una pieza de tejido impermeable que se usa para proteger el macuto de la lluvia y que podemos también comprar de forma individual.
Las hombreras ergonómicas se ajustan a la curvatura de los hombros siendo por ello más cómodas, si bien deberemos procurar que sobrepasen con holgura la axila, para evitar incomodas rozaduras . Los rellenos del acolchado blandos , pero no en exceso.
El diseño del cinturón de la mochila varia en función del sexo de la persona a la que esta va destinada, siendo una pieza clave que influye decisivamente en la comodidad.
Debe ajustar bien a la cintura y llevar un acolchado grueso con canales de aireación.
Algunos detalles y accesorios no pueden faltar en nuestro macuto. Citamos algunos: Desde luego debe tener un portapiolet y un portacrampones, además de las cintas en la seta para transportar una colchoneta. Las cremalleras deben estar solapadas y ser de doble cursor . Un compartimento independiente para el saco con una cremallera que nos permita abrirlo desde el exterior para sacarlo sin tener que vaciar la mochila y unos tensores en la parte superior, que nos permita alejarla o acercarla de nuestra cabeza. Otro tensor de pecho para evite el balanceo al caminar por lugares abruptos, la cubeta del fondo impermeable y con un refuerzo de cordura o plástico en la base, doble cierre de cordón en la boca de entrada, espalda regulable en altura con un asa en la parte central que nos permita mover o izar la mochila con más comodidad, etc.